Saltear al contenido principal

Apagón informativo o porqué cada vez más personas deciden vivir ajenas a la actualidad

Fatiga informativa

Las redes sociales ejercen un fuerte poder sobre nuestra salud mental, siendo una fuente liberadora de oxitocina y dopamina y, por tanto, capaces de proporcionar una felicidad momentánea, en la que residiría el porqué de su adicción. Sin embargo, su uso también estaría asociado a un aumento de los niveles de cortisol, dando lugar a ciertas situaciones de estrés y ansiedad, con consecuencias especialmente negativas para la población adolescente.

En su función de actuar como herramientas conectoras para la sociedad, las redes sociales se han posicionado como una fuente de información, albergando un maremágnum de noticias de naturaleza muy diversa y, en ocasiones, dudosa veracidad. Sin embargo, la sobreabundancia informativa emergida del uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) no siempre se vería traducida en un mayor consumo de noticias por parte de los usuarios. Es más, la “fatiga informativa” que experimentarían ciertas personas como consecuencia de la gran cantidad de información generada en torno a temas como la COVID-19, así como otras cuestiones de carácter político, habría favorecido que un número cada vez mayor de personas se muestre reacia a consumir noticias. Así se desprende en el informe Digital News Report 2022 elaborado por el Reuters Institute y la Universidad de Oxford, en el que su autor principal, Nic Newman, destaca como los resultados obtenidos en el presente ejercicio mostrarían una realidad menos optimista para el sector informativo que la acaecida el pasado año. De tal manera que, si el informe del 2021 reflejaba un mayor consumo de noticias, así como una mayor confianza de la población en los medios (en un contexto fuertemente marcado, aun, por la pandemia), la situación se mostraría diferente en 2022 al alcanzar unos niveles inferiores, aunque todavía superiores a los registrados con anterioridad a la crisis epidémica.

Lo cierto es que la evasión selectiva, término que se emplea en el informe para referirse al fenómeno por el cual cada vez más personas decidirían vivir ajenas a la actualidad informativa, habría experimentado un fuerte crecimiento en todo el mundo, habiendo llegado a duplicarse en los últimos cinco años en países como Brasil o Reino Unido. Al igual que ocurriría con el uso de las redes sociales, entre las principales razones que llevarían a un 36% de las personas encuestadas a vivir ajenas a las noticias que le rodean, sería el sentimiento negativo que estas producirían en quienes las consumen. Por su parte, los menores de treinta y cinco años serían el grupo poblacional que más experimentaría esta realidad. El agotamiento provocado por la ingente cantidad de noticias acerca de determinados temas, seguido por la creencia de sesgos informativos y, en una menor medida, la complejidad que un 8% de los encuestados consideraría que rodearía a las noticias actuales, serían algunas de las razones que acompañarían a este apagón informativo.

Con todos estos datos sobre la mesa se plantea, por un lado, la necesaria actuación de los medios de comunicación en aras de recuperar la confianza perdida de la ciudadanía y, por otro, la pertinente reflexión acerca de las ventajas que nos ofrecen las TIC, en lo que a inmediatez se refiere, sin abandonar la máxima por la que se ha de regir la información, según la cual, la calidad y el rigor se antepone a la cantidad, a fin de acabar con el confusionismo que acompaña a la era de la digitalización y la sobreabundancia informativa.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba