skip to Main Content

Coronavirus y fake news, el fenómeno de la infodemia

Antes de la irrupción del COVID-19 en nuestras vidas, el mundo de la comunicación llevaba años afectado por una de las grandes epidemias del siglo XXI, las fake news. Hoy, la desinformación vuelve a estar más presente que nunca a través de contenidos de dudosa procedencia que, lejos de ayudarnos a afrontar la crisis sanitaria, nos vuelven más vulnerables frente a ella. La Organización Mundial de la Salud (OMS) acuñaba el término infodemia para referirse a esta sobreabundancia informativa generada en torno al brote, caracterizada por la presencia de bulos y noticias carentes de fundamento. Con el fin de revertir la situación, el organismo ponía en marcha en el mes de febrero una campaña orientada a frenar la expansión de este tipo de noticias, mediante la colaboración con redes sociales como Instagram, WhatsApp o Facebook.

Las redes sociales contra las fake news

En el ámbito de las fake news, la aplicación de mensajería instantánea WhatsApp se ha convertido sin duda, en uno de los principales canales de difusión de este tipo de contenidos. Durante las últimas semanas, usuarios de todo el mundo recibían a través de esta App gratuita, mensajes relativos al tratamiento y prevención del COVID-19, así como bulos sobre políticos de diferentes partidos, que posteriormente eran desmentidos por organismos oficiales. La proliferación de este tipo de informaciones ha ocasionado que, desde la compañía hayan decidido donar un millón de dólares a la Red Internacional de Verificación de Contenidos del Poynter Institute, para luchar contra la desinformación generada en torno al virus. Gracias a esta iniciativa, WhatsApp conseguía poner en marcha un chat de la OMS, para que cualquier usuario que quiera ampliar su información sobre el coronavirus pueda hacerlo a través de este enlace. El chat, disponible las 24 horas del día, ofrece al interesado ocho alternativas posibles mediante las que se proporciona al usuario información referente al número de contagiados y fallecidos, protección frente al virus, fake news o la posibilidad de realizar un donativo, entre otras opciones.

Por su parte, la red social Instagram actuaba alterando las recomendaciones de contenidos, priorizando la información de organismos oficiales como la OMS o el Ministerio de Sanidad, y trabajando para eliminar todas aquellas publicaciones en las que se promuevan prácticas nocivas o engañosas y se aluda a la enfermedad. A su vez, la plataforma también se hacía partícipe del movimiento #Quedateencasa, priorizando en la sección de historias de  los usuarios aquellas publicaciones efímeras que cuenten con un sticker de una casa, diseñado para promover el cumplimiento del confinamiento.

En cuanto a la compañía de Mark Zuckerberg, Facebook incorporaba un centro de información sobre el coronavirus, con el fin de proporcionar a todas aquellas personas que dispongan de una cuenta en la red social, información verificada sobre el COVID-19 proveniente de organismos oficiales y fuentes fiables. Los usuarios pueden acceder a este tipo de contenido a través de una notificación emergente en la parte superior de la página.

¿Cómo combatir la infodemia?

Paralelamente a estas iniciativas para combatir las fake news, un grupo de investigadores italianos encabezado por Manlio de Domenico, físico de sistemas complejos en la Fundación italiana Bruno Kessler, ponía en marcha la creación del primer observatorio de infomedia sobre el COVID-19. El objetivo de la investigación era estudiar cómo reaccionan los países ante la desinformación generada en torno al virus. Entre algunas de las conclusiones más interesantes que se están pudiendo extraer del estudio, destaca el hecho de que cuanto mayor era la probabilidad de que un país se viera afectado por el virus, menor era el tráfico de noticias falsas.

Para evitar la propagación  de este tipo de noticias, el Ministerio del Interior español compartía un informe en el que recopilaba algunas de las fake news más sonadas de las últimas semanas, entre las que se encuentran publicaciones como la que recomendaba mantenerse hidratado para evitar contagiarse del virus, o la que afirmaba que los políticos Pablo Iglesias e Irene Montero disponían de dos UVI móviles en su domicilio.

Otra de las organizaciones que está poniendo todo su empeño en luchar contra la desinformación, es el medio sin ánimo de lucro especializado en fake news, Maldita.es. A través de su página web, la asociación ha compartido un especial sobre bulos referidos al coronavirus, habiendo detectado a día de hoy más de 283 informaciones falsas.

Es por ello, por lo que tal y como informa la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), la mejor manera de luchar contra la infodemia es prestando atención a una serie de factores como la fuente la noticia, los testimonios que se dan en ella, la fecha de publicación de la misma, así como las referencias que aparecen en el texto. Además, tal y como advierten desde la Organización,  es muy importante leer más allá de los titulares y en aquellos casos en los que dudemos de la veracidad del texto, realizar una búsqueda en Internet copiando parte del contenido que nos acaban de enviar. Solo así conseguiremos terminar con una de las grandes enfermedades del siglo XXI, la desinformación de la sociedad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top