Saltear al contenido principal

Progresar innovando, la apuesta de la sociedad española en la era postcovid

Entendida como un proceso de cambio que introduce novedades, la innovación se consolida como una cuestión prioritaria para países y organizaciones, en un entorno cambiante como el actual, que demanda anticiparnos de forma rápida y constante a los porvenires del futuro. La reciente aprobación por parte de la Comisión Europea del plan estratégico que, durante el próximo trienio, guiará el programa Horizonte Europa, confirma la apuesta del continente por centrar su recuperación en promover las inversiones en investigación e innovación con un proyecto que destinará 95.000 millones de euros a tales fines. Asistimos, por tanto, a una nueva realidad en la que el conocimiento y la innovación se convierten en la mejor solución frente a la adversidad, reforzando el valor de los activos intangibles como sinónimo de prosperidad y desarrollo.

Uno de los cambios más notables que ha traído consigo la pandemia es la mejora que ha experimentado el concepto de innovación entre la sociedad española. Así, mientras en 2019 un 73% de la población de nuestro país contaba con una imagen positiva sobre este fenómeno, la IV Encuesta de percepción social de la innovación, elaborada por la Fundación Cotec en colaboración con Sigma Dos, sitúa este porcentaje en un 77%. Los resultados muestran simultáneamente un cambio de tendencias, ya que, según apuntaba la presidenta de Cotec, Cristina Garmendia, durante la presentación del documento, “por primera vez se registra un ascenso en el porcentaje de ciudadanos que tiene una visión positiva de la innovación” desde que se pusiera en marcha esta Encuesta en el año 2017. No obstante, la percepción de la imagen de España como país innovador habría descendido hasta considerarse como uno de los estados menos innovadores, a diferencia de lo que se venía registrando hasta 2019, periodo en el que la ciudadanía situaba a nuestro país en la media europea. Destacable es, también, el elevado porcentaje de personas que considerarían que en nuestro país existiría poca cultura de la innovación, situando tales cifras en un 74%, un incremento muy superior al 66% registrado en 2019.

Conocimiento e innovación

Los resultados aportados por la Encuesta revelan como la sociedad se muestra cada vez más partidaria de invertir en innovación, dada su capacidad para ofrecer soluciones punteras a situaciones excepcionales como la que estamos viviendo. Sin embargo, ocho de cada diez españoles considerarían que la inversión de España en I+D+I sería todavía insuficiente. En este nuevo panorama transformador, la tecnología tiende a verse como la única vía mediante la que posicionar a países y organizaciones a la vanguardia del cambio, una creencia que pese a estar muy extendida entre la población no dejaría de ser errónea. Así lo apuntaba un día antes de la presentación de la Encuesta el director de la Fundación Cotec, Jorge Barrero, durante su intervención en el 1er Encuentro ITCIP sobre “Gestión del Conocimiento e Innovación para la Transformación de la Administración Pública”, donde recordaba a los asistentes que “ni toda la innovación es digital, ni todo el cambio digital es innovador”. Una reflexión que cobra más sentido aún, si tenemos en cuenta que la tecnología no dejaría de ser una extensión del conocimiento humano. Por ello, el principal reto que se nos plantea de cara al futuro sigue girando en torno a lograr potenciar la inteligencia colectiva, pasando de un conocimiento tácito e individualista a consolidar verdaderas redes de información de las que poder nutrirnos y gracias a las que conseguir ser sujetos más libres e independientes.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba