Saltear al contenido principal

Sostenibilidad como garantía de crecimiento

ODS

La actual crisis requiere de una estrategia sobre la que basar el crecimiento de los países ante los retos emergidos por tal excepcional situación. En el caso de España, el Gobierno presentaba en el mes de abril el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, orientado a alcanzar una España más verde, digital, sin brechas de género e inclusiva, gracias a los fondos europeos. Tras obtener el sí de Bruselas, nuestro país se prepara para recibir una inyección de 69.500 millones de euros que, previsiblemente, comenzará a mostrar sus efectos el próximo mes de julio con la llegada del primer tramo de ayudas, según anunciaba Úrsula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, durante su reciente visita a España con motivo de la evaluación del Plan.

Desde Europa se muestran firmes en que tras la pandemia los estados miembros han de impulsar un crecimiento económico que favorezca la transición ecológica y permita avanzar al continente en términos de sostenibilidad. Para ello, la Eurocámara sitúa a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) como la herramienta perfecta en torno a la que centrar toda recuperación. Y aunque los expertos inciden en que la pandemia debe actuar como un acelerador en la consecución de estos 17 Objetivos, la realidad es que la COVID-19 habría tenido efectos muy negativos en un 29% de los mismos, tal y como mostraría uno de los últimos informes publicados por la organización especializada en sostenibilidad y responsabilidad social corporativa, Forética.

Lograr una recuperación inclusiva, que no deje a nadie atrás, es una de las prioridades para el Plan de Recuperación nacional y, paralelamente, uno de los compromisos más perseguidos por los ODS, encomendados a conseguir un mundo más justo y sostenible en 2030. Ante el aumento de las desigualdades resultantes de la pandemia, la responsabilidad de los países por cumplir estos objetivos se multiplica.

Compromiso de España con los ODS

En el caso de España, la Estrategia de Desarrollo Sostenible 2030, recogida dentro del Informe de progreso 2021, muestra como nuestro país presentaría ocho grandes desafíos a la hora de alcanzar las metas perseguidas por los ODS, siendo la precariedad laboral, la pobreza y la desigualdad, la emergencia climática y medioambiental o la ineficiencia del sistema económico, algunos de los retos más destacables. Pese al largo camino que aún quedaría por recorrer, España se situaría en el puesto número veinte de un total de 165 países, tras haber alcanzado una puntuación de 79,5 sobre 100 en el Índice ODS 2021 (SGD Index & Dashboard) incluido dentro del Informe de Desarrollo Sostenible de este año. Una calificación que le habría permitido avanzar dos puestos con respecto a los resultados obtenidos en 2020, tras experimentar una mejora en cuestiones relacionadas con igualdad de género, la erradicación de la pobreza o agua limpia y saneamiento. Al mismo tiempo, España habría experimentado cierto retroceso en la consecución de la meta marcada por el ODS 15, comprometido con la vida en los ecosistemas terrestres. Además de ello, nuestro país también habría retrocedido en algunos de los indicadores relacionados con la erradicación del hambre (ODS 2), garantizar una educación de calidad (ODS 4), reducir las desigualdades (ODS 10) o conservar los océanos (ODS 14).

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba