Saltear al contenido principal

Periodistas y dircoms comprometidos con una comunicación más ética

La inmediatez a la que se ve sometida hoy en día la información difiere en ocasiones con los principios de calidad y veracidad sobre los que ha de regirse el mensaje. En crisis como la actual, la información se convierte en el antídoto mediante el que paliar la incertidumbre y, paradójicamente, nos vuelve más proclives a estar desinformados. A fin de consensuar un marco sobre el que garantizar el cumplimiento de una serie de prácticas y  principios básicos a seguir por los profesionales que  intervienen en  su elaboración y tratamiento, la Federación de Asociaciones de Periodismo de España (FAPE), la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE), la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) y la Asociación de Directivos de Comunicación (Dircom) presentaban en la mañana del 29 de abril el documento “Periodistas y directores de comunicación: un compromiso ético para el futuro”. Un trabajo conjunto por el que dichas asociaciones buscan subsanar la crisis que estaría atravesando el sector de la comunicación acudiendo a los fundamentos éticos y deontológicos más elementales.

De carácter autorregulador, el documento se centra en concienciar sobre la importancia de proporcionar información veraz a la ciudadanía a través de la colaboración entre profesionales del ámbito de la comunicación corporativa y el periodismo. El texto es, en definitiva, un llamamiento a la responsabilidad individual y colectiva, mediante el que sensibilizar sobre el poder de la palabra y recuperar la confianza de los ciudadanos.  “Una sociedad bien informada es siempre una sociedad más fuerte y, por tanto, más democrática, más sana”, apuntaba durante su intervención el presidente de Dircom, Miguel López- Quesada. La afirmación de López-Quesada se produce en un contexto social marcado singularmente por la desinformación, siendo esta una preocupación para el 85% de los españoles, quienes considerarían que las fake-news serían un problema en nuestro país. Un 86% iría más allá y creería que tanto las noticias falsas, como aquellas que distorsionan la realidad supondrían un problema para la democracia en general. Así lo refleja el último eurobarómetro sobre Opinión Pública en la UE elaborado por la Comisión Europea que, entre otras realidades, constata la poca confianza que despertarían entre la población española los medios de comunicación. Además de ser la única vía mediante la que recuperar la confianza de la ciudadanía, dignificar la comunicación y “cumplir el mandato constitucional de recibir y comunicar información veraz”, para Nemesio Rodríguez, presidente de la FAPE, “solo desde la ética nuestra sociedad podrá salir de la crisis de valores que viven en la actualidad.”

El caso de la comunicación corporativa

Derivada de la actual crisis, la comunicación corporativa ha vivido un importante crecimiento, afianzando a la empresa como la fuente de información más fiable para muchos profesionales. Las entidades han centrado sus acciones en reforzar los canales de comunicación tanto internos, como externos, incrementado la elaboración y difusión de comunicados, notas de prensa y noticias, en los que sus destinatarios han encontrado en muchas ocasiones la solución a su incertidumbre.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba