Saltear al contenido principal

Los ODS como garantía de un crecimiento justo y sostenible

La actual crisis demanda de una estrategia global mediante la que superar la adversidad y seguir avanzando en la búsqueda del bienestar común. En el año 2015 la Organización de Naciones Unidas (ONU) aprobaba la Agenda 2030, comprometiendo a la comunidad internacional a trabajar conjuntamente durante los próximos quince años en la consecución de un futuro más sostenible y justo para la población mundial. A fin de lograrlo, la Agenda incorpora un total 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), junto a 169 metas, proporcionando a los países una guía sobre la que centrar sus acciones a la hora de hacer frente a una serie de desafíos comunes.

En lo que respecta al proceso de reconstrucción en el que nos encontramos inmersos, los ODS se han posicionado como la hoja de ruta a seguir en la construcción de sociedades más sólidas, pero, al mismo tiempo, la pandemia habría resultado ser una piedra en el camino hacia la cumplimentación de los objetivos planteados. La COVID-19 ha supuesto un retroceso en muchos de los avances alcanzados en los últimos años, volviendo más imprescindible que nunca la colaboración entre gobiernos, empresas, instituciones y, en definitiva, la sociedad en su conjunto. No obstante, la realidad es que sigue imperando un desconocimiento generalizado acerca de estos 17 objetivos que, entre otras cuestiones, buscarían poner fin a la pobreza, garantizar una vida sana y promover el bienestar en todas las edades, impulsar un crecimiento económico inclusivo y sostenible o adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos. Los ODS muestran, por tanto, una serie de realidades interconectadas entre sí que demandan, tal y como se expone en el Objetivo 17, de una alianza mundial para lograr cumplir satisfactoriamente con estos objetivos.

Pese a que la pandemia estaría dificultando la consecución de los ODS por parte de los países, el Informe de Desarrollo Sostenible en Europa (2020) muestra como incluso antes de la irrupción de la COVID-19, ningún Estado Miembro se encontraba cerca de alcanzar los 17 ODS. Finlandia, Suecia y Dinamarca encabezarían la lista de los países europeos que hasta el momento registrarían unos resultados más favorables, con una puntuación superior a los 80/100.  España, por el contrario, se situaría en el puesto número 21, de un total de 31 países, con unos resultados de 67.82/100.

Directrices sobre las que alcanzar los ODS

Ante la necesidad de contar con un documento estratégico que permita a España seguir avanzando en la ejecución de lo planteado por la Agenda 2030, el Consejo Ministros celebrado el 2 de marzo aprobaba las Directrices Generales de la Estrategia de Desarrollo Sostenible en el que se exponen los principales puntos que conformarán la futura Estrategia sobre la que se trabajará durante los próximos meses. De esta manera, el documento sienta las bases sobre las que poder desarrollar una serie de políticas públicas que permitan dar respuesta a los grandes problemas que subyacen en nuestro país. Redistribuir la riqueza y garantizar derechos; respetar los límites del planeta; avanzar en términos de igualdad; crear un nuevo modelo económico justo, sostenible y digital; asegurar empleos de calidad; robustecer los servicios públicos; y reforzar el multilateralismo democrático, serán los principales puntos en los que trabajará el Gobierno bajo en aras de un crecimiento sostenible.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba