Saltear al contenido principal

El Gobierno apuesta por el talento en la futura Ley de «startups»

La búsqueda por encontrar mejores condiciones de vida ha sido desde siempre una de las principales razones por las que una persona decide emprender un nuevo camino lejos de su lugar de origen.  En el caso de España, la falta de oportunidades de nuestro mercado de trabajo se ha visto traducida en los últimos años en un éxodo de jóvenes altamente cualificados dispuestos a encontrar mayor reconocimiento social y económico fuera de nuestras fronteras. La fuga de talentos supone actualmente un gran reto para nuestro país, del mismo modo que lo es atraer a esos profesionales extranjeros interesados en desarrollar una idea de negocio. Y es que, tal y como se constata a través del último Ranking Mundial de Talento elaborado por la escuela de negocios suiza Institute for Management Development (IMD), nuestro país estaría muy lejos de convertirse en un referente mundial en lo que a atracción y retención de talento se refiere, obteniendo por tercer año consecutivo la trigésima segunda posición en una lista que integra a un total de 64 economías.

En línea con esa necesidad por atraer modelos de negocio innovadores que ayuden a impulsar nuestro mercado de trabajo, el Consejo de Ministros celebrado el 10 de diciembre daba luz verde al proyecto de Ley de fomento del ecosistema de empresas emergentes, también conocida como Ley de Startups. Concluida esta primera fase, la Ley inicia el proceso de trámite parlamentario para su aprobación y posterior entrada en vigor antes de que concluya 2022 (fecha límite para ello). La reforma se enmarca en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, siendo una de las medidas estrella planteadas por el Gobierno en su compromiso por “cambiar la estructura productiva de nuestro país”. En palabras de la vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, la norma busca convertir a España en un lugar atractivo para los emprendedores, favoreciendo la captación de inversión y talento. A través de este proyecto de Ley, “España se pone a la vanguardia en el impulso a un ecosistema de emprendimiento innovador”, apuntaba Calviño, quien a su vez destacaba la implicación de la norma por generar oportunidades para las generaciones más jóvenes.

Incentivos para los emprendedores

Entre los principales aspectos introducidos por la futura ley, esta define el concepto de startup, estableciendo que serán consideradas como tal todas aquellas empresas innovadoras de nueva creación o que, por el contrario, no superen los cinco años, ampliando dicho periodo hasta los siete años en el caso de aquellas compañías “de biotecnologías, energía, industriales y otros sectores estratégicos o que hayan desarrollado tecnología propia diseñada íntegramente en España”. Del mismo modo, la norma incluye una serie de cambios con respecto al texto presentado en el mes de julio (tras las demandas del sector), como en el caso del emprendimiento en serie, y establece que hasta tres proyectos de una misma persona puedan verse beneficiados por estas medidas. En lo que respecta a cuestiones de ámbito fiscal se determina la reducción de los tipos impositivos en los impuestos de sociedades y sobre la renta de no residentes.

El anteproyecto pone, a su vez, el foco en atraer a los llamados nómadas digitales, es decir, emprendedores y teletrabajadores que gracias al uso de las tecnologías pueden desempeñar su actividad en diferentes partes del mundo, agilizando los procesos de obtención de visados y residencia y ofreciendo un régimen tributario especial para todos aquellos que decidan trabajar en una startup española.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba