Saltear al contenido principal

Estrategias sostenibles para unas empresas más competitivas

Desarrollo sostenible

El impacto que nuestra actividad está generando en el planeta ha abierto un debate en torno a la adopción de nuevas fórmulas que nos permitan seguir avanzando hacia una sociedad más sostenible. Asistimos, por tanto, a un ejercicio de responsabilidad y solidaridad colectiva, reforzado por la idea de la Agenda 2030 y sus Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). En este contexto, las empresas trabajan desde hace años en la implantación de nuevos modelos de negocio centrados en un comportamiento socialmente responsable.

Con un grado de representación del 99% en el tejido productivo español y una aportación al Producto Interior Bruto (PIB) del 62%, las pequeñas y medianas empresas (pyme) constituyen un activo indispensable en el desarrollo de una economía sostenible. Pese a que su compromiso resultaría imprescindible a la hora de contribuir a proteger el planeta y lograr hacer efectivas la tan en boga transición ecológica y energética, la incorporación de la sostenibilidad en la estrategia de la pyme se vería en ocasiones frenada ante la falta de ayudas públicas y los elevados costes asociados a su implementación. Unas afirmaciones que se extraen del estudio “Desarrollo sostenible de la pyme en España”, elaborado por el Consejo General de Economistas (CGE) y el Consejo General de Colegios Oficiales de Graduados e Ingenieros Técnicos Industriales (COGITI), publicado este mes de octubre.

Las dificultades a las que se enfrentaría la pequeña y mediana empresa en la adopción de estrategias sostenibles repercutirían directamente sobre su rendimiento, volviéndolas menos competitivas y afectando simultáneamente a su imagen corporativa. Las expectativas de la sociedad, junto a las regulaciones gubernamentales en este campo serían, según el informe, las principales causas que habrían llevado a las empresas a contemplar la sostenibilidad como un requisito más que necesario en el momento de garantizar su permanencia en el mercado. Dentro del elenco de acciones orientadas a reducir la huella de su actividad, las empresas encuestadas mostrarían especial interés por limitar el consumo de energía, seguido muy de cerca de la disminución de gases de efecto invernadero y de un menor consumo de materias contaminantes.

Desarrollo sostenible gracias a la pyme

El estudio muestra a su vez otros datos interesantes que constatan como la pyme estaría cada vez más concienciada sobre la importancia de desempeñar una labor sostenible. Prueba de ello, lo encontramos en la elaboración de información no financiera o de sostenibilidad, llevada a cabo por un 40% de las empresas encuestadas. Un porcentaje que, según lo recogido en el documento, resultaría muy significativo en comparación con los datos recabados años atrás, más aún si se tiene en cuenta que, debido a su dimensión, las pequeñas y medianas empresas no estarían sujeta a la elaboración de este tipo de informes.

La implicación del sector empresarial y, particularmente, de la pyme resulta imprescindible para avanzar en la construcción de una sociedad inclusiva y respetuosa con el planeta. “Entre todos, es necesario crear un patrón de crecimiento que concilie el desarrollo económico, social y ambiental en una economía productiva y competitiva que, a su vez, permita satisfacer las necesidades de las generaciones presentes sin comprometer las posibilidades de las generaciones futuras”, recuerda José Antonio Galdón, presidente del COGITI.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba