Saltear al contenido principal

El deber de las empresas en la conciliación y la corresponsabilidad

Conciliación

La jornada laboral supone una parte importante de nuestra actividad diaria, lo que en ocasiones dificulta encontrar un equilibrio entre aquellas responsabilidades que se desarrollan en el entorno de trabajo y aquellas que lo hacen en el ámbito familiar. Compaginar ambas cuestiones, sin que el desempeño de las unas repercuta negativamente sobre las otras, se ha convertido en uno de los principales reclamos por parte de los profesionales a las empresas. En este sentido, contar con cierta flexibilidad horaria sería uno de los factores que más influirían a la hora de acceder a un puesto de trabajo. Sin embargo, la conciliación laboral, personal y familiar seguiría siendo una ardua tarea para muchos profesionales, más aún cuando se trata de mujeres.

En el marco del Día nacional de la conciliación y la corresponsabilidad, que desde el año 2018 se celebra cada 23 de marzo, la Asociación Yo no renuncio presentaba los resultados de su encuesta «El coste de la Conciliación», realizada en el mes de febrero, en la que se refleja como un 57% de las mujeres españolas habría sufrido una pérdida salarial tras ser madre. Si se tiene en cuenta el coste laboral asociado a la maternidad, la cifra de mujeres afectadas aumentaría hasta el 64% «ya sea reduciendo su jornada, cogiendo excedencia, rechazando empleos por sus horarios o abandonando el mercado laboral». Mientras fórmulas como el teletrabajo parecerían ser una solución para lograr esa conciliación, este resultaría ser poco eficiente en situaciones excepcionales como la vivida durante la pandemia, aumentando las responsabilidades familiares de muchas profesionales, viéndose traducido en mayores niveles de estrés ante la dificultad para gestionar dichas situaciones.

Si la corresponsabilidad en el cuidado de los hijos parecería ser, según lo recogido por el estudio, una realidad que se mostraría todavía lejana en el ámbito familiar, las empresas también dificultarían que dicha conciliación entre la vida personal y laboral pueda llevarse a término. Así, uno de los problemas que más se habría visto acrecentado como consecuencia del teletrabajo sería el alargamiento de la jornada laboral ante esa disponibilidad permanente que habría traído consigo el uso de las tecnologías, incumpliendo el derecho a la desconexión digital recogido por la Ley 10/2021, de 9 de julio, de trabajo a distancia. Desde la Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles (ARHOE) recuerdan como “las medidas de racionalización y flexibilidad de los tiempos y espacios de trabajo son una de las herramientas de gestión de los recursos humanos más efectivas para promover la conciliación y la corresponsabilidad”, siendo este uno de los diez puntos sobre los que basaría su Manifiesto por la conciliación y la corresponsabilidad en España. Así, tal y como recoge este documento, al que se habrían adherido múltiples entidades y asociaciones, favorecer la conciliación contribuiría a generar un mejor clima de trabajo, incrementar la productividad y, al mismo tiempo, sería el camino mediante el que lograr una igualdad efectiva entre hombres y mujeres.  

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba