Saltear al contenido principal

Las empresas toman conciencia ante el aumento de los ciberataques

Ciberataques

El temor a sufrir un ciberataque ha llevado a muchas empresas a aumentar su presupuesto en ciberseguridad. La aceleración de los procesos de digitalización y del teletrabajo habrían incrementado las probabilidades de sufrir unos ataques de estas características, apremiando a las compañías a implantar un plan de acción determinado que, por un lado, sirva de prevención y, por otro, reduzca el impacto ocasionado por las amenazas, una vez llegado el caso. En un sentido más específico, al menos siete de cada diez compañías experimentaron un recrudecimiento de los ciberataques durante la implantación del trabajo a distancia como consecuencia del avance de la pandemia. Los datos se extraen del estudio “El estado actual de la ciberseguridad en España. Post pandemia: un camino inesperado”, elaborado por Deloitte, en el que también se revela como un 94% de las compañías habría sido víctima de un incidente de ciberseguridad grave a lo largo del 2021.

Invertir en ciberseguridad sería la acción más eficaz a la hora de reducir las posibilidades de sufrir un ciberataque, constatándose como un mayor presupuesto implicaría una menor exposición a este tipo de amenazas. “Que estos ciberataques posteriormente pasen o no a ser ciberincidentes con impactos relevantes para la compañía depende en gran medida de la robustez de las medidas de ciberseguridad que cada organización ha implementado”, recuerda la firma de servicios profesionales. Unido a ese incremento de acciones maliciosas y la sofisticación de las amenazas que se habría venido experimentando durante el transcurso del último año, las empresas también tendrían que hacer frente a una crisis de talento en ciberseguridad, ante el aumento de las inversiones en esta materia por parte de las compañías y la ausencia de perfiles cualificados que cubran las vacantes disponibles. Además de este incremento presupuestario, la pandemia también habría acrecentado ese sentimiento de ciberresiliencia en las empresas, por el que un 86% de las mismas se sentiría capaz de hacer frente a este tipo de incidentes, una cifra bastante superior a la registrada en estudios anteriores.

En lo que respecta a la ciberseguridad, esta no solo implicaría contar con un conjunto de herramientas tecnológicas que permitan garantizar la protección de la información computacional de la empresa, sino que también influiría el propio comportamiento de los profesionales que integran una compañía. “Sin lugar a duda nuestros empleados (internos y externos) siguen siendo el eslabón más débil de la empresa y es necesario empezar a transformar a las personas en «cortafuegos humanos»”, apuntan desde Deloitte. Y es que, tal y como se mostraría en el estudio, el phishing o suplantación de identidad, sería una de las técnicas de ciberataque más frecuentes, siendo imprescindible la formación y la concienciación de los profesionales, dos aspectos especialmente relevantes para frenar este tipo de amenazas. Así, las empresas mostrarían cada vez más interés por familiarizar a los empleados con cuestiones relativas al ámbito de la ciberseguridad, habiéndose reducido el porcentaje de empresas que aún no contarían con programas dedicados a este fin a un 11%. Pese a ser un porcentaje bastante inferior al recogido en ediciones anteriores, este seguiría siendo todavía elevado si se tiene en cuenta el alto número de ciberataques al que cada vez más han de hacer frente las empresas.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba