skip to Main Content

Productividad en tiempos de crisis

Existen diversas razones por las que, a lo largo de la trayectoria académica o laboral de una persona, la productividad de esta puede verse afectada. Si bien en condiciones normales su alteración respondería a la propia naturaleza del ser humano, cuyo rendimiento se ve en muchas ocasiones limitado por factores externos, como el ruido, así como por aquellos estrechamente ligados al individuo y a su particular situación, hoy, millones de personas de todo el mundo trabajan a contrarreloj por seguir manteniendo la normalidad, en una sociedad prácticamente paralizada a consecuencia de la expansión del COVID-19.

La pandemia, no solo se ha planteado como una crisis de salud pública sin precedentes, que ha logrado colapsar los sistemas sanitarios, sino que, a su vez, ha supuesto un cambio de paradigmas, obligándonos a trastocar por completo nuestra rutina, de la noche a la mañana. Emplazando este hecho al ámbito laboral, la declaración del estado de alarma por el Gobierno, recogido en el Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, en cuyo escrito se establece como medida de contención frente al virus proceder al confinamiento de la población, precisaba a las empresas adaptarse urgentemente a una nueva realidad. De esta manera, en apenas unos días el teletrabajo pasaba de ser una práctica inusual en nuestro país, ejercido de forma habitual por tan solo un 4,3% de los trabajadores en activo (según los últimos datos aportados por Euroestat, relativos a 2018), a posicionarse como una de las principales vías mediante las que poder seguir sustentando determinadas actividades empresariales. Sin embargo, pese a sus innegables beneficios en lo que a conciliación familiar y laboral se refiere, así como en aras de la productividad, la crisis en la que actualmente nos encontramos inmersos, ha ocasionado que muchas personas hayan experimentado el efecto contrario.

Es por ello, por lo que a fin de servir de apoyo a todos aquellos que se han visto obligados a alterar su método de trabajo, desde Fremap, la Mutua Colaboradora con la Seguridad Social, han lanzado la Guía para el trabajo a distancia. Efectivo y Saludable, compuesta por una serie de recomendaciones orientadas a conseguir que el rendimiento de los trabajadores no se vea afectado por el cambio de ubicación. De esta manera, el documento muestra de manera sucinta y dinámica cómo más allá de adoptar una postura correcta, la alimentación, la mente, el descanso o la actividad física, influyen en gran medida en la consecución de nuestros objetivos laborales.

En este contexto, aplicaciones como XMind se han convertido en una buena alternativa para esas personas que ven cómo el confinamiento está afectando a sus niveles de rendimiento. Entre sus funciones, la App permite a los usuarios la posibilidad de realizar mapas mentales entre una amplia variedad de diseños, aunque su descarga es gratuita, algunas de sus opciones están sujetas a pago.

El poder de la mente ante la productividad

Durante los últimos años, el Mindfulness se ha convertido en una de las técnicas más aclamadas a la hora de lograr una concentración plena y reducir los niveles de estrés diarios. Su capacidad para hacernos conectar con el presente, ayuda a quienes lo practican a encontrar la respuesta adecuada a los contratiempos actuales, relegando aquellas cuestiones pasadas y/o futuras que nos impiden avanzar. Trasladando sus beneficios a un panorama como el actual, en el que la negatividad invade con frecuencia nuestra mente, meditar se convierte en el mejor antídoto a la hora de impulsar nuestra productividad y mejorar nuestra calidad de vida.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top