skip to Main Content

El Gobierno presenta la hoja de ruta para la recuperación del país

Recuperación

Nuestro país precisa de un cambio, una hoja de ruta sobre la que centrar los objetivos de los próximos años y mediante la que poder seguir creciendo, pese al impacto de la pandemia. Bajo este pretexto, surge el Plan para la Recuperación, Transformación y Resiliencia, un ambicioso proyecto que recoge la estrategia que adoptará el Gobierno ante los retos planteados por la actual coyuntura, sin menoscabar aquellos que requieren de una perspectiva más dilatada en el tiempo. El Plan, cuya máxima gira en torno a lograr la modernización de la economía española en la próxima década, era presentado en la mañana del miércoles 7 de octubre por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a través de una reunión telemática celebrada en el Palacio de la Moncloa que conseguía reunir a 200 personas, con representación de todos los países de la Unión Europea.

En su carácter transformador, el proyecto pretende servir de guía a la hora de acabar con las desigualdades, sellando aquellas brechas que desde hace años permanecen latentes en la sociedad española y que se habrían acentuado con la pandemia. Para ello, la iniciativa se erige sobre cuatro pilares fundamentales: transición ecológica, transformación digital, igualdad de género y cohesión social y territorial que, a su vez, eran desglosados esa misma tarde por la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, ministra de Presidencia, Relaciones con las Cortes y memoria democrática; el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030; la vicepresidenta tercera, Nadia Calviño, ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital; y la vicepresidenta cuarta Teresa Ribera, ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. El proyecto, que estará financiado por Europa y, que aún debe contar con su aprobación, pretende realizar una inversión de 72.000 millones de euros durante los próximos tres años (2021-2023), priorizando la digitalización y la transición ecológica en el reparto de los fondos europeos (ambas cuestiones constituyen el 70% del reparto). Según lo previsto, tal cantidad se vería traducida en la creación de 800.000 puestos de trabajo y aportaría 2,5 puntos del PIB durante ese trienio.

Si bien, el borrador de este plan de recuperación no llegará a Bruselas antes de la próxima semana, concretamente a partir del día 15 de octubre, fecha en la que los Estados miembros podrán comenzar a presentar sus proyectos, la premura del Gobierno por iniciar las labores de reconstrucción habría llevado al Consejo de Ministros a incluir 27.000 millones de euros de esta iniciativa en los próximos Presupuestos Generales del Estado.

Entre los objetivos más perseguidos que se esperan conseguir mediante la puesta en marcha de este plan se encuentra proceder a una reducción del déficit público que, en base a las últimas previsiones realizadas por el Ejecutivo, este llegaría a situarse en 2020 en un 11,3% del PIB. De tal manera, que quedaría reducido en 2021 a un 7,7%, gracias a la reactivación económica. No obstante, desde la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) advierten de que, para cumplirse con lo previsto por el Gobierno, deberán confluir una serie de factores que permitan materializar ese escenario, al que llegaban a calificar como “optimista”.

Principales líneas de trabajo

Constituido sobre diez “políticas palanca”, extraídas de los cuatro ejes anteriormente señalados, el proyecto busca realizar una recuperación del tejido económico y social de nuestro país, a través de treinta líneas de actuación, que a su vez, cuentan con un objetivo específico. En este sentido, entre los principales aspectos que conforman estas diez políticas se encuentran cuestiones como proceder a frenar la despoblación, mediante el impulso del entorno rural y la agricultura; promover la digitalización en las empresas y convertir a la Administración Pública en referente del cambio tecnológico; reforzar el Sistema Nacional de Salud e impulsar la ciencia y la innovación; o la modernización del sistema fiscal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top