skip to Main Content

La cara más solidaria de empresas y particulares ante el estado de alarma

En cuestión de horas, la crisis del coronavirus daba un vuelco en España, tras la declaración del estado de alarma durante el Consejo de Ministros extraordinario celebrado el 14 de marzo. Ese mismo día, el Boletín Oficial del Estado publicaba el Real Decreto 563/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19, actualizado hace apenas dos días. La libre circulación de los ciudadanos quedaba restringida a situaciones de primera necesidad y los sectores turístico, de ocio y textil echaban el cierre a sus instalaciones hasta un nuevo aviso que, parece que todavía tardará en llegar. El confinamiento de la población se presentaba así como la única alternativa viable, mediante la que conseguir «frenar la curva» y evitar el colapso del sistema sanitario. Una situación drástica, que  ha derivado  a su vez en una oleada de iniciativas solidarias promovidas por empresas e individuos, orientadas a paliar los efectos negativos de una crisis que sigue manteniendo en vilo al mundo entero.

¿Cómo reaccionan las empresas ante la crisis del coronavirus?

En el ámbito empresarial son muchas las grandes empresas que, a lo largo de los últimos días han querido aportar su granito de arena poniendo a disposición del Gobierno, la ciudadanía o la sanidad, diferentes servicios mediante los que poder hacer frente a algunos de los principales problemas derivados de tal situación. Las respuestas adoptadas por las empresas han servido a su vez a las compañías para mostrar sus políticas de Responsabilidad Social Corporativa (RSC), permitiéndoles afianzar su imagen de marca a través de iniciativas solidarias.

De esta manera, marcas como L’Oréal, LVMH, Nivea o Pernord Ricard han querido contribuir en el área de la salud, ofreciendo sus instalaciones para la producción de hidrogeles y geles hidroalcohólicos, una de las soluciones más efectivas para evitar la propagación del virus y que sin embargo, ha presentado un gran desabastecimiento desde los inicios de la crisis. Por su parte, Inditex se ponía a disposición del Gobierno para dar respuesta a la emergencia sanitaria, tras el anuncio de su fundador, Amancio Ortega, de proceder al envío de 300.000 mascarillas quirúrjicas durante las próximas semanas, tras su escasez. Otra de las grandes iniciativas a las que hemos podido asistir durante estos días, la protagonizaba la Fundación PortAventura, tras donar una importante cantidad de dinero destinado a la compra de respiraderos de última generación.

En cuanto al sector de la Restauración, desde compañías como Rodilla o Telepizza lanzaban un proyecto dirigido a los más pequeños, ofreciendo menús gratuitos a todos aquellos niños que habitualmente cuentan con una beca de comedor escolar, con el fin de evitar mayores gastos a las familias durante el estado de confinamiento. A su vez, empresas como Manolo Bakes, Honest Green o Grosso Napoletano comenzaban a poner en marcha un servicio de comida gratuito dirigido al personal sanitario.

Ante la declaración del estado de alarma multinacionales como Movistar, Orange o Vodafone, ponían a disposición de sus clientes tarifas más generosas en GB, así como una selección de contenidos visuales gratuitos. La gratuidad  ha sido una de las principales medidas adoptadas por empresas de diferentes sectores como el del ocio o la comunicación.

La respuesta ciudadana ante el estado de alarma 

Al igual que ha ocurrido con las empresas, durante los últimos días también hemos asistido a una gran cantidad de iniciativas ciudadanas solidarias. Una de las más emotivas, era la de la cirujana del madrileño Hospital de la Princesa, Cristina Marín, quien animaba a la población española a escribir cartas a los hospitalizados por coronavirus, debido al riguroso estado de aislamiento en el que se encuentran. En apenas unas horas, el correo facilitado por la joven recibía miles de cartas de ciudadanos anónimos.

Psicólogos, traumatólogos o ginecólogos, también han querido ponerse a disposición de los ciudadanos ofreciendo sus servicios a través de las redes sociales, para todas aquellas cuestiones que aún siendo importantes, no precisan aparentemente una razón para asistir a los hospitales.

En el ámbito vecinal, la solidaridad también ha conseguido hacerse hueco a través de aplicaciones como ¿Tienes sal?, mediante las que se crean redes vecinales y se fomenta la colaboración entre vecinos. De esta manera las personas ofrecen su ayuda para hacer la compra, cuidar a los niños, o acudir a la farmacia.

Las iniciativas solidarias se han convertido en la mejor manera de hacer frente al estado de alarma y conseguir, pese a la distancia, estar más cerca que nunca los unos de los otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top