skip to Main Content

El desconocido papel de la mujer en la ciencia

Las niñas apenas tienen espejos en los que mirarse. La falta de representación femenina en la ciencia hace que crezcan ajenas a la contribución de muchas mujeres en ramas como la Física, la Química o la Biología. Ante la ausencia de modelos femeninos en los que poder reflejarse, su vocación por las carreras STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas) se ve en muchas ocasiones silenciada, alimentada por los sesgos que siguen relacionando a estas disciplinas con el género masculino. En el año 2015, la Asamblea de Naciones Unidas declaraba el 11 de febrero como Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, orientado a fomentar la participación femenina en el campo científico y tecnológico desde la igualdad de oportunidades. Su objetivo no es tanto alentar a las jóvenes a cursar carreras STEM, como lograr que estas puedan verse atraídas por las mismas, reivindicando su papel en la ciencia y rompiendo las barreras que les impiden prosperar.

El acuciante déficit de mujeres en ciencias o ingenierías responde a un problema de base, que comienza a gestarse en la enseñanza y sigue desarrollándose a lo largo de la trayectoria profesional de aquellas que finalmente deciden apostar por ello. Mientras Albert Einstein, Thomas Edison o Isaac Newton gozan de un gran reconocimiento, los nombres de Rosalind Franklin, Lise Meitner o Katherine Johnson, siguen siendo para muchas personas grandes desconocidos, pese a sus innegables descubrimientos. Nombres, que se adhieren a una larga lista de científicas que durante años han permanecido invisibles a los ojos de la sociedad, y cuyas contribuciones fueron desestimadas o incluso reconocidas a sus compañeros de laboratorio. La historia ha ocultado los trabajos de grandes mujeres haciéndonos creer que no existían y dejando tras su paso un importante vacío de conocimiento. Los libros de texto son un ejemplo clarificador de la imperceptible difusión que se da a los trabajos realizados por mujeres científicas durante la enseñanza obligatoria. Así lo constata el estudio “Las mujeres que nos faltan”, elaborado por la investigadora Ana López-Navajas, en el que la autora revela como la aparición de científicas en las asignaturas de la ESO queda reducida a 7,5%.

Sin embargo, la enseñanza no solo es el único punto que explicaría esa ausencia de referentes femeninos en la ciencia. Y es que además de haber sido en muchas ocasiones ignoradas, las mujeres tienen que hacer frente a otros obstáculos durante su carrera laboral que impiden que gran parte de ellas lleguen a ser reconocidas por sus investigaciones. La COVID-19 se habría posicionado como un escollo más en las carreras de las científicas, habiendo repercutido negativamente en su producción, ante las dificultades para conciliar la vida laboral y familiar. Escollos que, en definitiva, nos ayudarían a comprender por qué solo tres de cada diez investigadores en el mundo son mujeres.

El efecto Matilda

Desde la Asociación de Mujeres Investigadoras y Tecnólogas (AMIT) han querido contribuir a romper estereotipos dando a conocer la labor de aquellas científicas que fueron invisibilizadas por el “efecto Matilda”, en honor a la activista del siglo XIX Matilda Joslyn Gage, quien denunció por primera vez que a las investigadoras no les eran reconocidos sus hallazgos. La campaña #NoMoreMatildas pretende devolver a las científicas al lugar que les corresponde y hacernos reflexionar sobre qué hubiera pasado si científicos tan ilustres como Alexander Fleming hubieran nacido mujer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top