skip to Main Content

La ciberseguridad gana peso ante el impulso del teletrabajo

Ante las medidas adoptadas por los gobiernos, en lo que a la contención del COVID-19 se refiere, las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) han pasado a ser para muchos, la mejor herramienta mediante la que poder dar continuidad a la actividad laboral y disfrutar a su vez, de momentos de ocio. A todos sus efectos, el confinamiento ha supuesto un cambio de hábitos en la población española, viéndose especialmente reflejado en un incremento desorbitado del tráfico de datos, tal y como muestra en sus estadísticas la empresa alemana de interconexión DE-CIX. Una buena noticia desde el punto de vista de la digitalización, pero que de forma simultánea plantea una serie de retos en materia de ciberseguridad.

Según declaraciones del comisario principal de la Policía Nacional, José García Molina, el mundo de la Dark Web o Internet oscura, formado por aquellas páginas que se escapan de los motores de búsqueda convencionales, habría experimentado durante estos días un crecimiento en el número de usuarios, tal y como expuso durante su intervención en una de las ruedas de prensa del Comité Técnico. “Desde que se decretó el estado de alarma se ha incrementado en un 50% el número de usuarios en toda España, llegando a observar que el número de personas que conectan diariamente con esta página es de 33.000”, afirmaba. Los datos no son en vano, los ciberdelincuentes han encontrado en la crisis del coronavirus, el escenario perfecto mediante el que llevar a cabo sus actividades delictivas, convirtiendo a empresas y particulares en más susceptibles que nunca de sufrir un ciberataque.

Entre los principales factores que han hecho proliferar este tipo de ataques, el teletrabajo se postula como la principal causa. La rápida respuesta que tuvieron que adoptar diversas compañías frente a la crisis, ha ocasionado que muchos trabajadores se hayan visto obligados a utilizar sus equipos personales, mucho más vulnerables y con mayores brechas de seguridad que los de empresa. A fin de concienciar a la población sobre la importancia de adoptar las medidas de seguridad adecuadas, desde el Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE) han ofrecido una serie de recomendaciones orientadas a garantizar un teletrabajo seguro. En este sentido, el organismo aconseja disponer de contraseñas robustas y con doble verificación, realizar copias de seguridad continuamente para no perder la información, contar con una red privada virtual o VPN, además de disponer siempre de las últimas actualizaciones disponibles, entre otras indicaciones. Para conocer el riesgo que tiene una empresa de sufrir un ciberataque, desde INCIBE han habilitado una herramienta de autodiagnóstico, gracias a la cual en apenas unos minutos puedes conocer cuál es la situación de esta.

Proteger a las pymes invirtiendo en ciberseguridad

En un país como España, en el que las pequeñas y medianas empresas representan el 99,8% del tejido empresarial, invertir en ciberseguridad ha pasado a ser una cuestión necesaria a la hora de afianzar su persistencia en el mercado. Sin embargo, muchas de ellas todavía no son conscientes de la importancia que supone contar con medios adecuados que garanticen su protección. Según el  informe elaborado por Google, «Panorama actual de la ciberseguridad en España 2019», en el año 2018 se contabilizaron, solo en nuestro país, un total de 102.414 incidencias contra pymes y autónomos. La tendencia errónea a pensar que cuanto más pequeña es una empresa, menos probabilidades existen de convertirse en el blanco de este tipo de ataques, provoca que todavía a día de hoy cerca de tres millones de compañías continúen desprotegidas. Un elevado número, especialmente si se tiene en cuenta, que en base a lo aportado por el gigante tecnológico, el 60% de las pymes tiene que cerrar seis meses después de haber sufrido un ciberataque.

El primer paso para evitar ser víctima de estos ataques, reside por tanto, en fomentar la cultura de la seguridad y hacer partícipes a todos los trabajadores de ella, porque nada nos convierte en más vulnerables que la desinformación.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top